Fecha: 11/04/2018
Compartir.:
Siria puso en alerta a sus militares mientras Estados Unidos se alista para el ataque

Los esfuerzos diplomáticos en las Naciones Unidas fracasaron y las fuerzas militares ya están en alerta máxima: Estados Unidos envió este martes un portaviones rumbo a las costas de Siria, mientras que Damasco alistaba sus defensas para una inminente ofensiva estadounidense en represalia por un presunto ataque con armas químicas por parte del gobierno de Bashar al Assad.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que el presidente Donald Trump “ha sido claro” y el gobierno de Estados Unidos “está evaluando con sus socios y aliados y con su equipo de seguridad nacional” los pasos a dar en relación a Siria y el presunto uso de armas químicas en ese país. Aclaró que “todas las opciones están sobre la mesa de análisis”, lo que incluye la reacción militar.

“Pero no iré más lejos sobre lo que el presidente pueda o no hacer”, señaló.

El lunes, Trump había asegurado que Siria pagaría “un alto precio” por un supuesto ataque químico en Duma, en la zona de Ghouta Oriental, del que acusó a Damasco y a sus socios rusos e iraníes, y dijo que daría una “respuesta contundente” en 24 o 48 horas, un plazo que vencía este miércoles. Rusia y Siria desmintieron que se hayan utilizado armas químicas, pero Trump dio por sentado que había sido un ataque “feroz y barbárico” con armamento prohibido con “consecuencias humanitarias”.

Trump canceló por la mañana su viaje a Lima para la Cumbre de las Américas, más una visita a Colombia, pautadas para viernes y sábado, con el argumento de que el presidente debía permanecer en Estados Unidos para “supervisar la respuesta estadounidense a Siria” y “vigilar acontecimientos globales”.

Hizo lo propio el secretario de Defensa, James Mattis, quien también anuló su viaje oficial previsto este fin de semana a Nevada, debido a “conflictos de agenda”, según informaron fuentes del Pentágono, aunque seguramente se quedará en Washington por la crisis con Siria.

También se informó que el destructor lanzamisiles estadounidense Donald Cook, equipado con 60 misiles crucero Tomahawk, partió de Chipre y se dirige hacia posiciones más cercanas a Siria, lo que permite pensar que una reacción militar estadounidense en la región puede ponerse en marcha en cualquier momento.

Ante la posibilidad de acciones militares de Occidente, el gobierno sirio se preparaba con sus bases militares en estado de alerta, el sistema de defensa misilístico activado alrededor del palacio presidencial en Damasco y aviones militares trasladados a la base aérea rusa en la región costera de Latakia.

Trump también habló este martes con la premier británica, Theresa May, quien a su vez mantuvo una conversación con el presidente francés Emmanuel Macron: una triangulación de llamados telefónicos que presagian una acción que puede ser común con París y Londres.

Mientras tanto, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas continúa el enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia, lo que llevó a una parálisis diplomática. Los estadounidenses pidieron que se vote implementar un nuevo mecanismo de investigación independiente sobre el uso de armas químicas en Siria, pero Moscú lo vetó. A su vez, Washington y otras potencias frenaron otro proyecto ruso. La principal diferencia entre ambas propuestas es que el estadounidense pide que la comisión establezca quién fue el responsable de los ataques, mientras que el ruso acota la misión a la confirmación del uso de armas químicas. Más allá de todo, siempre queda la duda de por qué Damasco o los rusos lanzarían ese ataque mortífero en una zona en la que supuestamente ya habían vencido a rebeldes y yihadistas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, exhortó a la unidad para acordar un texto conjunto y pidió una investigación de los expertos de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), que ya habían sido invitados por Rusia y Siria.

Pero más allá de toda la negociación diplomática, Estados Unidos ya avisó que responderá, independientemente del hecho de que el Consejo de Seguridad esté actuando, según advirtió la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley. Así, Haley puso en blanco sobre negro que su país se siente con las manos libres para lanzar cualquier respuesta.

La duda ahora es qué tipo de ofensiva prepara Trump. Expertos consultados por Clarín coincidieron en que podría ser un ataque similar o aún mayor al lanzado el año pasado, luego de una matanza con armas químicas en suelo sirio.

Robert Rabil, profesor de Ciencia Política de la Florida Atlantic University, dijo que “es muy probable que el presidente Trump ordene un ataque con misiles contra algunas posiciones de ejército sirio, especialmente sobre los presuntamente implicados en el reciente ataque químico en Ghouta. Esto ya se ha hecho antes, hace casi un año”.

Para este especialista en la relación entre Siria y Estados Unidos, “Trump buscará castigar al régimen de Assad para que no use armas químicas en el futuro. Esto significa que el presidente no va a provocar el colapso del régimen sirio ni a llevar a Estados Unidos a un enfrentamiento con Rusia. Su acción va a ser equilibrada: atacará ciertas posiciones del régimen y no provocará un conflicto más amplio”.

Coincide Andrew J Bacevich, profesor emérito de Relaciones Internacionales e Historia de Boston University, quien dijo a Clarín que era probable que Trump lance “un ataque aéreo contra objetivos militares sirios, mayor al que ordenó hace un año, sin tener un impacto real en el curso de la actual guerra civil siria”. Agregó que “será un gesto, carente de significado estratégico”.

Consultado sobre si esta ofensiva puede ser una distracción de los problemas internos que acechan al presidente (el Rusiagate, el allanamiento de las oficinas de su abogado personal por el caso del pago a una amante del magnate), señaló: “Los asesores de Trump y probablemente el mismo Trump son conscientes de que una acción militar desvía la atención de los asuntos políticos internos. Eso casi seguramente influirá en lo que el presidente decida hacer sobre Siria”.