Fecha: 21/01/2018
Compartir.:
España pedirá la detención de Carles Puigdemont en Dinamarca

La fiscalía española anunció este domingo que solicitará al juez que lleva la causa que reactive la euroorden de captura contra el líder independentista Carles Puigdemont, requerido por los cargos de sedición y rebelión, si éste viaja a Dinamarca para asistir a una conferencia.

Si se confirma su participación en el debate en la Universidad de Copenhague, la fiscalía actuará "inmediatamente solicitando al magistrado instructor del Tribunal Supremo que proceda a la activación de la euroorden de detención y entrega para solicitar a la autoridad judicial danesa la detención del investigado", indicó el comunicado de la fiscalía.

El ministro español del Interior, Juan Ignacio Zoido, recordó hoy al ex presidente del Gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, que podrá ser detenido si sale de Bélgica para asistir el lunes a un acto político en Dinamarca.

 
En una entrevista radiofónica, Zoido reiteró que Puigdemont se encuentra "huido de la Justicia española" en Bélgica, pero que "no va a tener inmunidad por muy parlamentario" que haya sido elegido en los comicios regionales de diciembre, porque los diputados también tiene que ser responsables de sus actos.

El ministro se refería a la intención de la plataforma electoral que encabeza el expresidente catalán, Junts per Catalunya (JxC), de hacer valer la inmunidad que le otorga su cargo de diputado electo del Parlamento regional para evitar ser enviado a la cárcel si regresa a España, como presunto autor de los delitos de rebelión, secesión y malversación de fondos públicos.

"Se activara la euroorden y si se encuentra en Dinamarca, la Fiscalía actuará para que pueda ser detenido", recalcó Zoido al ser preguntado por el viaje que mañana tiene previsto realizar Puigdemont para participar en un debate organizado por la Universidad de Copenhague.

En la misma línea se manifestó Jaume Alonso-Cuevillas, abogado del ex presidente catalán, quien admitió también hoy en una emisora de radio de Cataluña que si su representado viaja de Bruselas a Dinamarca, "el Estado español tiene la euroorden preparadísima y el riesgo de detención es bastante alto".

Alonso-Cuevillas criticó que la Fiscalía española siga considerando que su defendido "persiste en su plan delictivo", tras darse a la fuga y mantener las actuaciones que culminaron con la declaración unilateral de independencia de Cataluña el pasado 27 de octubre, tal y como sostuvo en un comunicado emitido ayer.

"Es insólito. En 34 años de carrera nunca he visto que la Fiscalía haga notas informativas sobre un caso concreto de manera preventiva", señaló el abogado.

Respecto a si Puigdemont, que ha sido propuesto por los independentistas catalanes para presidir de nuevo el Gobierno regional, acudirá a la sesión de investidura el próximo 31 de enero, el letrado aseguró que no le consta que lo tenga decidido.

"Todos los escenarios están abiertos. No descarto una investidura telemática", dijo.

Puigdemont huyó a Bélgica dos días después de que el Parlamento regional de Cataluña aprobara la declaración unilateral de independencia, acompañado de cuatro de sus consejeros.

Todos ellos están imputados por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos, lo que implicaría su detención inmediata si regresaran a España.

En las elecciones regionales del 21 de diciembre, convocadas por el Ejecutivo español tras el cese del Gobierno catalán como parte de las medidas excepcionales adoptadas para devolver la legalidad a Cataluña, la formación de Puigdemont (JxC) fue la segunda más votada y solo fue superada por los constitucionalistas de Ciudadanos, defensores de la unidad de España.

Ciudadanos ganó en número de votos pero las tres fuerzas independentistas (JxCat, ERC y CUP) suman 70 escaños, por encima de la mayoría absoluta, que está fijada en 68.

Puigdemont es el candidato de consenso de los independentistas para presidir de nuevo el gobierno regional de Cataluña, aunque ERC, sus antiguos socios de Gobierno, mantiene la incertidumbre de si llegará hasta el final en su apoyo a un candidato cuya elección podría ser ilegal.