Fecha: 16/12/2017
Compartir.:
Casación revisará a fines de febrero la causa en la que Menem fue condenado por contrabando de armas

La pregunta del millón es qué pasará si se confirma la pena, ya que quedaría en condiciones de ser apresado, pero posee fueros parlamentarios.

Menem fue hallado culpable por el contrabando internacional de 6.500 toneladas de armas a Croacia (donde pesaba un embargo de las Naciones Unidas) y Ecuador (que tenía un conflicto con Perú, con quien había firmado un tratado de paz del que Argentina era garante). La venta se realizó en 1992 gracias a un decreto secreto que tenía la firma del entonces presidente. El fraude al Estado fue calculado en unos 60 millones de dólares. En las operaciones participó como intermediario Monzer Al-Kassar, cuya familia proviene del mismo pueblo sirio que los Menem. La voladura de la fábrica militar de Río Tercero, en noviembre de 1995, en la que murieron 7 personas, se habría realizado para ocultar la maniobra.

Aunque Menem fue absuelto en 2010, la Cámara de Casación revisó el fallo y lo declaró culpable, por lo que el tribunal oral terminó estableciendo la pena que había pedido el entonces fiscal Mariano Borinsky: 7 años de prisión y otros 14 de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

En ese marco, el 22 de febrero a las 10 horas se realizará una audiencia en la que se informará el trámite que tendrá el expediente y el tiempo que tendrán los jueces  Eduardo Rafael Riggi, Liliana Catucci y Carlos Alberto Mahiques, de la sala I de la Cámara de Casación, para analizarlo y sacar una conclusión.

No son pocos los que especulan con el futuro de Menem, de 87 años, si se confirma la pena. Más allá de que el ex Jefe de Estado tiene otra sentencia condenatoria a 4 años y 6 meses de prisión por el pago de sobresueldos por 50 millones de dólares durante la década que gobernó, si la Cámara de Casación ratifica el fallo en la causa por contrabando, tendría el "doble conforme", es decir, la condena en dos instancias, lo que abriría la posibilidad de que se pida su prisión preventiva.

Primera aclaración: el pedido de prisión no es automático, sino que quedará a criterio de la Justicia. Segunda aclaración: en caso de que se ordene el encarcelamiento preventivo, no iría a un penal, sino que le otorgarían la prisión domiciliaria por su avanzada edad.

No obstante, en ese hipotético escenario la última palabra la tendría el Senado, ya que debería votar a favor de su desafuero, como hizo la Cámara de Diputados con el ex ministro Julio De Vido, hoy preso en el penal de Marcos Paz. Y hasta ahora nadie ha dado señales claras de que haya intenciones firmes de darle la espalda al ex presidente.