Fecha: 04/12/2017
Compartir.:
ARA San Juan: La tensión entre el Gobierno y los familiares hacen posponer los homenajes

La relación entre el Gobierno y los familiares del submarino ARA San Juan, que lleva más de dos semanas sin que se tengan novedades sobre su paradero,  sigue en un estado de tensión en pleno ascenso. Por este motivo desde la Casa Rosada tuvieron que salir a posponer los homenajes que iban a comenzar a realizarse ayer.

La idea de postergarlos comenzó a gestarse luego de los reproches que recibió el ministro de Defensa, Oscar Aguad, por parte de los familiares de los 44 tripulantes del navío el viernes pasado cuando se confirmó que se terminó la etapa del rescate y sólo se buscará el submarino. Para la Armada, según afirmó el vocero el capitán Enrique Balbi, como también le dijeron a este medio fuentes castrenses, afirman que como consecuencia de que pasaron más días del máximo de la sobrevida todo indicaría el peor final.

La idea original del presidente Mauricio Macri era aguardar a encontrar el submarino para decretar el duelo nacional y comenzar con los homenajes. Sin embargo estos planes se modificaron el mismo viernes por la mañana cuando se decidió decretar el duelo el domingo y por tres días. No obstante ello, el rechazo de varios de los familiares hizo volver a la idea original. “Está todo muy fresco, hay que esperar a que se calme la situación”, le dijo a este medio una calificada fuente gubernamental.

Hoy, durante una reunión especial de coordinación de Gabinete, usualmente son los martes, comenzará a definirse el esquema a seguir por el Gobierno. Un dato no menor: hoy volverá de su mini gira de tres días por los Estados Unidos el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien estuvo fuera del país cuando comenzó a tensionarse aún más la relación entre la Casa Rosada y los familiares de los tripulantes.

Los familiares de los tripulantes del ARA San Juan le recriminaron a Macri, como también a Aguad, su negativa a dar la orden de que se vuelva a instalar la fase de rescate debido a que sostienen que todavía podrían encontrarse con vida alguno de los 44 marinos. Asimismo, según explicaron alguno familiares, también existe mucho temor a que, de cambiar la fase en el protocolo de búsqueda, se abandonen los esfuerzos para dar con el paradero del navío.